CONDUCTA RESPONSABLE

CONDUCTA RESPONSABLE

Conducta Responsable® o Responsible Care®

Responsible Care® es la iniciativa global promovida por el Consejo Internacional de Asociaciones Químicas ICCA (International Council of Chemical Associations ), para promover el desarrollo sostenible de la industria química, que se explicita a través del  eslogan “Nuestro Compromiso con la Sostenibilidad” y demuestra el compromiso de trabajo continuo en el mejoramiento de los estándares de salud, seguridad y medio ambiental de todos los productos y procesos.

Hace ya más de 18 años, Asiquim A.G. implementó en Chile esta iniciativa con el nombre de Conducta Responsable®, destacando a nuestra asociación gremial por su actitud proactiva con los temas medio ambientales y de responsabilidad social.

El año 2013, se renovó el registro de marca de Conducta Responsable, ampliándolo a Responsible Care®, dado que un número importante de empresas asociadas lo usa en su idioma original, pero también para resaltar que ese trata de un programa específico de la industria química que conlleva la implementación de un sistema de gestión integrado para promover el desarrollo sostenible.

Concepto

Conducta Responsable® es el compromiso voluntario por el cual las empresas químicas se obligan a realizar esfuerzos permanentes para perfeccionar los procesos de producción, manejo, distribución, uso y disposición de sus productos, con el objeto de obtener las mejores condiciones de salud y seguridad para sus empleados y comunidad aledaña, en conjunto con la más adecuada protección del medio ambiente y de los bienes propios y de su entorno.

Esta iniciativa, que se fue iniciada el año 1986 por la Asociación de la Industria Química de Canadá (Canadian Chemical Producers’ Association, CIAC), siendo adoptada rápidamente por otras asociaciones en el mundo. Es así como desde los años 80’ la industria química internacional, promueve esta iniciativa que apunta al desarrollo sostenible, en un esfuerzo coordinado por la ICCA. Cabe destacar que el año 2014, la CIAC recibió el premio de Liderazgo en Sostenibilidad, otorgado en la conferencia “GLOBE 2014” en Vancouver, por sus esfuerzos sostenidos durante 30 añosen la implementación de Responsible Care®. Esta conferencia bienal, es el foro más grande de Norte América de economía y medio ambiente.

A nivel nacional, son las Asociaciones de Industriales Químicos de cada país o bien entes gremiales industriales, quienes tienen la tutela de la implementación de esta iniciativa. Tal como en Chile Asiquim A.G, es la encargada de su implementación, en EE.UU. este trabajo recae en el Consejo Americano de Química (ACC), en España en la Federación Empresarial de la Industria Química Española (EIQUE), en México por Asociación Nacional de la Industria Química ANIQ y en Brasil por la Asociación de Industriales Químicos de Brasil (ABIQUIM), entre otros.. Es importante resaltar que el hecho de compartir tareas comunes para la implementación de esta iniciativa, ha creado vínculos entre Asiquim A.G. y las 54 asociaciones nacionales de la industrias químicas en el resto del mundo.

En estos 20 años, Asiquim A.G. ha mantenido sus esfuerzos para:

–       Promover la adopción e implementación del programa entre sus empresas socias.

–       Preparar material de apoyo y difusión.

–       Informar y reportar avances a la ICCA.

–       Implementar y actualizar el Sistema de Gestión de Conducta Responsable de acuerdo a los requerimientos del Global Charter.

–       Evaluar y verificar la implementación del Sistema de Gestión Conducta Responsable en las empresas socias.

–       Implementar e incluir dentro del Sistema de Gestión de Conducta Responsable otras iniciativas globales de la ICCA como por ejemplo el Global Product Strategy (GPS).

A contar del año 1997, la adhesión a los Principios Globales de Conducta Responsable, es una condición obligatoria de ingreso a nuestra Asociación.

Logotipo

logo-conducta

Las empresas químicas y las 54 asociaciones industriales químicas, que han adherido en el mundo a Responsible Care®, utilizan un logotipo común que  es registrado y renovado en cada país, para demostrar su compromisocon dicha ética En el año 2014 se renovó en Chile por un período de  10 años.

El logotipo incluye la imagen y el eslogan “Nuestro Compromiso con la Sustentabilidad”, implementado el año 2009 para  explicitar el compromiso de las empresas que ponen en práctica  el Sistema de Gestión de Conducta Responsable y orientan sus operaciones hacia el desarrollo sostenible de sus actividades.

Para que una empresa con operaciones en Chile pueda hacer uso del nombre, logotipo y material de apoyo de Conducta Responsable, debe estar asociada a Asiquim –firmando  una carta compromiso con los Principios Globales– y cumplir además con el Reglamento de Empresas Adheridas a Conducta Responsable. Entre otros derechos y deberes, el reglamento establece el envío anual de los avances en cada instalación productiva, lo que se hace a través de un cuestionario de autoevaluación de las prácticas del Sistema de Gestión de Conducta Responsable.

Beneficios del Sistema de Gestión de Conducta Responsable (Propuesta de valor)

  • Conducta Responsable permite compartir las mejores prácticas de la industria Internacional, a fin de mejorar el desempeño, generar confianza con otros actores relevantes y promover una cultura de mejoramiento continuo en temas de salud, seguridad, medio ambiente y relacionamiento con las comunidades.
  • Conducta Responsable genera beneficios internos y externos al mejorar el desempeño de las empresasa través de la disminución de las tasa de accidentabilidad y  de emisiones, revisión de las vulnerabilidades operacionales y mejorando el cumplimiento regulatorio en temas de Conducta Responsable. La credibilidad y transparencia del proceso de verificación de Conducta Responsable, otorga igualmente un beneficio en estas materias, creando la oportunidad de disminuir o sustituir auditoras dentro de la cadena de valor de la industria.
  • Conducta Responsable crea oportunidades comerciales nuevas. Aún considerando  que en el mercado competitivo actual, el precio/servicio continua siendo uno de los elementos primarios para la decisión de compra, si las empresas desarrollan programas estructurados alineados  a las necesidades y expectativas de los clientes, corren un menor riesgo de ir salir del mercado. En este sentido, Conducta Responsable otorga prácticas internacionales desarrolladas para la industria química, ampliamente valoradas.
  • Conducta Responsable promueve el trabajo con las autoridades. Aspecto de creciente importancia dado que se trata de materias de alta especificación técnica, como el manejo de sustancias peligrosas, donde las autoridades solicitan continuamente el apoyo de la industria en temas regulatorios. Dado que Conducta Responsable, está completamente alineado con las expectativas de las autoridades nacionales que regulan el cuidado de la salud de las personas y la protección del medio ambiente, nuestra asociación gremial y las empresas comprometidas con esta iniciativa son escuchadas en su mérito a la hora de regular las actividades de la industria.

En la misma línea en los últimos años de implementación en nuestro país, la iniciativa de Conducta Responsable ha ayudado a las empresas que adhieren a sus principios, entre otras materias, a:

  • Implementar un modelo global de la industria química, que aborda una amplia gama de expectativas del área de responsabilidad social. Este Sistema de Gestión es verificable por terceras partes y está plenamente alineado a los principios y expectativas de la Norma ISO 26000 de Responsabilidad Social, además de cubrir un 87% de los requerimientos para los reportes de sostenibilidad elaborados bajo metodología G3 de GRI.
  • Demostrar integridad en el cumplimiento de las expectativas de distintos grupos de interés relevantes. Por ejemplo, el Dow Jones Sustainability Indexes (DJSI), para el cual existe también un alto grado de convergencia entre sus indicadores y Conducta Responsable.
  • Implementar un Sistema de Gestión Integrado que aborda prácticas relativas a la: salud, seguridad, medio ambiente y relacionamiento con la comunidad. Por ejemplo, algunas empresas verificadas, han presentado este sistema a sus clientes, logrando que validen este sistema en vez de normas ISO respectivas, dado el claro cruce entre sus prácticas y las principales expectativas de dichos sistemas.
  • Evaluar su condición actual y planificar las medidas necesarias para mejorar, establecer prioridades de control y realizar un análisis permanente del progreso de sus planes internos, comparándolos con el estado general del conjunto de empresas adheridas.
  • Alcanzar y superar las exigencias legales referentes a salud, seguridad y medio ambiente.

Las empresas pequeñas y medianas, obtienen amplios beneficios al acceder a prácticas, procedimientos y metodologías de gestión desarrollados por las principales industrias químicas del mundo, que han sido desarrollados específicamente por nuestro sector, con el fin de mejorar la eficiencia, productividad y elevar el desarrollo de la industria a una condición de mayor sostenibilidad tanto económica como medioambiental.

Mostrar integridad frente a comunidades y autoridades, mostrando un claro compromiso con la protección de las personas y del medio ambiente, lo que es verificado por auditores externos a la empresa.
Crear un clima de confianza que favorece la continuidad de las operaciones de las empresas adherentes y facilita el desarrollo de nuevos procesos y expansiones.

 

Proceso de Verificación de Conducta Responsable

El Proceso de Verificación de Conducta Responsable, tiene una periodicidad anual y comienza con la invitación a nuestros asociados a completar el Cuestionario de Autoevaluación, que es enviado a comienzos del segundo trimestre de cada año.

A partir del año 2012, se implementó un sistema de respuesta on-line, que incluye el Cuestionario de Autoevaluación como los Indicadores de Desempeño de Conducta Responsable, que son la parte medular de la información que se pide anualmente a las empresas adheridas a Conducta Responsable. Este sistema facilita las respuestas de las empresas asociadas y en el mediano plazo permitirá contar herramientas estadísticas para difundir ý reportar la implementación de Conducta Responsable en nuestro país.

Asimismo y utilizando la misma plataforma electrónica, la Autoevaluación de Conducta Responsable, a partir del 2014, se incluyó dentro de las prácticas de Conducta Responsable un cruce explicito con los Sistema de Gestión de Calidad (ISO 9.001), de Medio Ambiente (ISO 14.001) y de Seguridad y Salud Ocupacional (OHSAS 18.001). Los principales beneficios de este cruce son:

Reconocer como cumplidas, aquellas prácticas de Conducta Responsable que son coincidentes en sus áreas temáticas con las expectativas de los sistemas de gestión genéricos comparados (ISO y OSHA).
Para las empresas que no tengan estas certificaciones, se destacan de manera gráfica las prácticas y los cambios correspondientes a cada caso. Por otro lado las empresas que no tengan estas certificaciones, podrán visualizar que la implementación de las prácticas de Conducta Responsable, ayudan a avanzar en la posible certificación de estas normas.

Demostrar el valor adicional de implementar del Sistema de Gestión de Conducta Responsable, que incluye prácticas que sobrepasan las expectativas para la industria química, de estas tres normas genéricas incluyendo elementos de otras normas como la ISO 26.000.

Orientar el proceso de verificación en empresas ya certificadas a los elementos distintivos de Conducta Responsable, entre otros: relacionamiento con la comunidad, preparación y respuesta a emergencias, tutelaje del producto y extensión de Conducta Responsable en la cadena de valor, entre otras.

Cuando la empresa implementa el 80% de las prácticas de Conducta Responsable, o más, se invita a Verificar Conducta Responsable, a través del procedimiento de verificación. Este procedimiento implica una visita a las instalaciones, realizada por un equipo verificador mayoritariamente independiente a Asiquim. En terreno se  entrevistan a las distintas áreas de la empresa, así como a la comunidad relacionada (proveedores, clientes, vecinos, organismos de respuesta a emergencias, etc.). Posteriormente, dicho equipo emite un informe donde detalla elementos positivos encontrados y oportunidades de mejoramiento.

Este proceso concluye con la entrega una calificación final y un certificado de Verificación de Conducta Responsable, con vigencia de tres años. Dicho certificado, a modo de reconocimiento, es entregado en la ceremonia pública “Día del Conducta Responsable” de Asiquim. Vencido el período de tres años, las instalaciones deben ser re-verificadas.

El proceso de verificación y el Sistema de Gestión de Conducta Responsable son validados y reconocidos tanto a nivel internacional como a nivel nacional. Es así como este Sistema de Gestión fue incorporado en la Política Nacional de Seguridad Química de Conama (actual Ministerio del Medio Ambiente) y  ratificado por el concejo de ministros el año 2008.