Manejo sustentable de lubricantes y grasas

Manejo sustentable de lubricantes y grasas

La reciente Ley REP, que involucra el correcto acopio y reciclaje de lubricantes, genera la necesidad creciente de contar con equipos profesionales para la manipulación sustentable de este derivado del petróleo.

JUAN ESPARZA, Director ejecutivo de Petroline.

IMG_Emol_ManejoSusentable-Oct2017

Actualmente, la reutilización de lubricantes en Chile gira en torno al 8% del volumen total de aceite que podría reciclarse. El destino más óptimo para estos aceites es la regeneración, con el fin de fabricar nuevos lubricantes.

Esa economía circular en la vida del aceite es la que han logrado en Europa, donde esa relación es del 70%. La puesta en marcha de la ley REP permitirá que en los próximos diez años Chile alcance una tasa de recuperación en torno al 40-50%, lo que sería un notable avance para el país en esta materia.

La Ley REP permitirá reorganizar el negocio del aceite reutilizado, que ya existe. Esto permitirá profesionalizar el ciclo mediante operadores especializados y autorizados. Pero todavía queda mucho trabajo que hacer en esa dirección, y parte importante de esa labor es generar la logística e infraestructura necesarias para acopiar y transportar esos lubricantes de forma segura y amigable con el medio ambiente, evitando filtraciones por manipulación o trasvasije.

A esta necesidad se suma la complejidad del mercado de lubricantes. En minería, por ejemplo, la recuperación de los aceites usados alcanza altos niveles gracias a que se consumen grandes volúmenes en un mismo espacio, controlado y regulado. Sin embargo, el escenario es muy distinto en retail, donde grandes cantidades de aceite lubricante son consumidas de forma desagregada en miles de establecimientos distintos, a lo largo de todo el país. Cada local debe encargarse de acopiar el aceite y mantenerlo almacenado de forma segura hasta su retiro. La logística asociada requiere una mayor organización a la vez que exige un estándar compartido que permita homogenizar la labor.

Img_Petroline-1

El adecuado almacenaje y acopio de lubricantes es una tarea que se debe considerar.

Los estanques de almacenamiento cumplen un rol crucial en esta red de acopio y reciclaje, ya que son los que permiten que ese aceite usado no termine contaminando la tierra, las napas y los océanos. Actualmente, son los estanques de superficie los que han demostrado una gran capacidad para adaptarse a la versatilidad de usos que requieren los lubricantes.

Para almacenamiento hay unidades autónomas, con capacidades hasta los 9.000 litros, que cuentan con doble pared de almacenamiento y son ideales para evitar cualquier tipo de filtración y derrame. Existen actualmente sistemas de ultrasonido que miden el volumen del estanque, lo que funciona como un sensor de fuga a la vez que entrega el volumen mínimo y máximo para control de gestión. Una vez retirado el aceite, existen estanques para el acopio de lubricantes usados, existen tanques con capacidades de hasta 2.500 litros, también de doble pared, con sensor de fuga y alarma de máximo. Además, estos estanques cuentan con un sistema camlock que permite al camión recolector en forma limpia y eficiente retirar estos aceites. De esta forma, contar con un sistema de almacenamiento y acopio profesional permite que la gestión de lubricantes contribuya efectivamente al medio ambiente y el entorno laboral donde se ocupan.

 

Fecha: 28-09-2017

Fuente: El Mercurio

Suplemento: Lubricación Industrial